lunes, agosto 24, 2009

El Estado y los pobres

Para que los pobres salgan de la pobreza, deben tener ingresos suficientes para comprar los alimentos necesarios para su buena alimentación, tener un buen servicio de salud, recibir una instrucción y educación que les permita insertarse en el mercado laboral del siglo XXI y acceder a la vivienda. No se necesitan muchas explicaciones, salvo que, para lograrlo, Argentina debe tener una economía fuerte, que genere riqueza y prosperidad.
Distintas corrientes políticas proponen que el Estado subsidie a los pobres, que es traicionarlos tirándoles un hueso para entretenerlos. Se repetirán los casos de corrupción, clientelismo político, arbitrariedad, los subsidios serán devorados por la inflación y la pobreza seguirá. Los pobres sufren las consecuencias de la idea política perversa que el Estado puede resolver el deterioro social.
Para que la economía genere riqueza y mejoren los ingresos de los pobres, se requiere que el sector privado invierta, cree nuevas oportunidades de trabajo, aumente la producción de bienes y servicios y multiplique sus exportaciones. Sostener que con el raquítico mercado interno argentino se puede superar la pobreza es una falsedad.
La cultura del trabajo y la producción debe remplazar la perversa cultura del Estado benefactor.

24.8.09

Dr. Marcelo Castro Corbat

segundarepublica@fibertel.com.ar
www.segundarepublica.blogspot.com

NB: Valoramos recibir su opinión.

1 comentario:

Gustavo dijo...

Absolutamente certero y conciso, ha logrado en pocas lineas retratar magistralmente tamaña realidad...