lunes, febrero 27, 2006

Vacio del CentroDerecha

En medios de comunicación se informa que el 40% de la población argentina apoya a regímenes como el de Castro o Chávez. Otro 40% simpatiza con ese pensamiento. Además, que el Presidente Kirchner tiene imagen de defensor del pueblo. La ciudadanía, abrumada por sus insatisfacciones diarias, se ha inclinado a las promesas del socialismo, socialdemocracia y populismo por la reciente recuperación económica, que se debe solamente a la mejora internacional de precios. No percibe los problemas que se avecinan que nos sumirán nuevamente en el estancamiento y la pobreza.
Es un largo proceso de desviación ciudadana, cuya responsabilidad primaria es de muchos dirigentes dibujados como de centroderecha, pero que son estatizantes, populistas, camanduleros políticos, transadores, cayeron en la corrupción y sobre todo olvidaron trabajar para resolver las urgencias del pueblo.
El Centroderecha es una mística de: defender la patria, promover el bienestar del pueblo, su libertad y su derecho a gobernarse, elevar la educación, terminar con la pobreza, combatir el absolutismo presidencial, la corrupción, el estatismo y apoyar el capital e inversión privada. Hasta ahora no dio ejemplo ni mensaje a la ciudadanía.

27/2/2006

Dr. Marcelo J. Castro Corbat
segundarepublica@fibertel.com.ar

N.B.: Se autoriza su difusión.

1 comentario:

Salvador dijo...

Se olvida el Presidente que es OTRO empleado publico más. Que EL PODER ES DEL PUEBLO, que lo delega a quien cree que lo ejercerá bien. Delegar no significa dejar de ser el dueño del poder. Así, si el poder no es bien ejercido por el mandatario, el mandante conserva su derecho de cambiarlo por otro, en teoría pura cuando compruebe que no responde a las bases por las cuales le fué delegado el poder.

La creación por parte del poder público de islotes que aseguren su continuidad mas allá de la ley, el orden y la voluntad popular (por ejemplo con un Consejo 'político' de la Magistratura que chantajeará a los jueces y los destituirá a despecho de la Constitución si sus fallos no se alinean con los deseos del Ejecutivo), interfiriendo en la separación de poderes una vez más, podría llegar a ser una peligrosa incitación a la reacción cívica. ¿No es así?

El vacío no pasa solo por la 'centro-derecha' sino por la falta de instrucción del pueblo, en todos sus estamentos y mas allá de toda afiliación o simpatía política. La falta de instrucción es un 'logro' de algunos gobiernos para mantener en la ignorancia y fuera de la contienda partidaria a la mayor cantidad posible de personas y lo hace mediante la asignación de escasos presupuestos de educación, formas caprichosas de dictarla y bajos salarios docentes.

Ese ruido que a veces se oye en el silencio de la noche, que parece venir de ninguna parte y de todas, es el cascabeleo de los huesos de nuestros próceres y ancestros que se revuelven en sus féretros.

Salvador Oria Cantilo